ADAL EL HIPPIE VIEJO
Escudo Peronista Pictures, Images and Photos
HISTÓRICO -Octubre 2011-: con Cristina vamos por el tercer gobierno peronista consecutivo.

21 dic. 2012

El Gobierno maneja información sobre fallos en casos “privados” que podrían complicar al presidente de la Corte Ricardo Lorenzetti

.
Muy interesante

leemos...

La presión del Gobierno a la Corte Suprema de Justicia por la demorada definición de la pelea con Clarín desnudó algunas cuentas pendientes de los magistrados, que ya tiene en carpeta la Casa Rosada.

La mira está puesta en Ricardo Lorenzetti. El primero lleva tres períodos como presidente de la Corte Suprema y supo consolidar su poder ante sus pares, que rara vez lo cuestionan.

Se los fue ganando de a uno. A Eugenio Zaffaroni le concedió la biblioteca de la Corte, que permite sumar presupuesto y personal; Juan Carlos Maqueda se quedó con el manejo de la obra social y Highton de Nolasco logró que le encargaran la conducción de una flamante Comisión de Violencia de Género.

“Lorenzetti supo darle a cada uno un área de manejo de presupuesto y lucimiento personal”, explicó a LPO una fuente con acceso habitual a la Corte Suprema.

Es que en ese reparto de resortes de poder, Lorenzetti se guardó un resorte clave: el manejo de la política comunicacional, no ya de la Corte, sino de todo el poder judicial.

A través de María Bourdin, una columista que creció en el periodismo de la mano de Daniel Hadad, maneja de manera directa el Centro de Información Judicial (CIJ) una pagina web con aspiraciones de monopolizar la información de todo el poder judicial, tarea en la que avanzó bastante, aunque todavía se le resisten la mayoría de los poderosos jueces federales que le anticipan sus fallos con cuentagotas.

Precisamente, el manejo “editorial” de las noticias que se reflejan en el CIJ le motivó a Lorenzetti no pocos conflictos con el kirchnerismo, que lo acusa directamente de realizar “operaciones de prensa” a través de ese sitio, como en su momento se dijo de la extraña decisión de “filtrar” en un sitio supuestamente institucional, el pedido de la justicia suiza de datos sobre Hugo Moyano, por entonces aliado de la Casa Rosada.

El Gobierno tomó nota además que Lorenzetti se cuida de no publicar en el CIJ los fallos de derecho privado que trata la Corte Suprema y que involucran diferendos multimillonarios. Para muchos, un filón que la Casa Rosada esta mirando con lupa.

En el brindis a periodistas que realizó esta semana, Lorenzetti dedicó casi todo su discurso a defender el CIJ y aseguró tajante que “todos los fallos de la Corte se publican en el CIJ”, aseveración que en la Casa Rosada no comparten.

Es que los coqueteos de Lorenzetti con la política, sobre todo de la mano del radicalismo, han terminado de agotar la paciencia del gobierno. En el pasado se habló de su posible candidatura a vicepresidente de la mano de Julio Cobos –cuando el mendocino lideraba los sondeos- y mas recientemente de la propia candidatura a presidente de Lorenzetti, proyecto en el que habrían trabajado senadores respetados, como el también mendocino Ernesto Sanz.

“Lorenzetti es un tigre a la hora de los negocios, pero de política no entiende nada”, bromean en los pasillos del Palacio de Tribunales.


La conexión camporista

La atadura de Elena Highton de Nolasco con el Gobierno está más a la vista. Su yerno, Rómulo Chiesa, es director General Legal, Técnico y Administrativo de la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac), que preside Alejandro Granados, hijo del intendente de Ezeiza y destacado miembro de la franquicia aerocomercial de La Cámpora que lidera el presidente de Aerolíneas, Mariano Recalde.

Chiesa está casado con la hija de la jueza, conocida en el mundo judicial como “Elenita”. Quienes la conocen la describen como una ambiciosa joven que siempre aspiró –por insólito que parezca- a ser parte de la decadente “aristocracia” argentina.

Su madre, llegó a la Corte de la mano de Alberto Fernández pero cuando el ex jefe de Gabinete entró en crisis de despecho con el kirchnerismo, eligió quedarse en la orilla de la Casa Rosada.

La ambición de ascenso social y económico que dicen anida en “Elenita”, fue bien aprovechada por el gobierno que acudió presuroso en auxilio del yerno de la magistrada, que al parecer no lograba cubrir esas expectativas.

Tras circular sin demasiado éxito por estudios jurídicos de primera línea, el kirchnerismo ofreció a Chiesa un puesto de importancia en el Estado, donde las exigencias –sobre todo en las áreas de la administración que maneja La Cámpora- suelen ser más laxas.


Chiesa ocupa nada menos que la Dirección Legal, Técnica y Administrativa de la Administración Nacional de la Aviación Civil Argentina (ANAC).

El enlace no fue otro que el titular de la ANAC, Alejandro Granados, hijo del intendente de Ezeiza y amigo de Chiesa de la facultad.

Sin embargo, Chiesa no ha deslumbrado en su paso por la gestión pública. “Es un engreído y por eso tiene una pésima relación con los otros cuatro directores”, confesó a LPO una fuente del organismo, que agregó lapidaria: “Se la paso chapeando con su suegra”.


No hay comentarios.: