ADAL EL HIPPIE VIEJO
Escudo Peronista Pictures, Images and Photos
HISTÓRICO -Octubre 2011-: con Cristina vamos por el tercer gobierno peronista consecutivo.

1 jun. 2010

Nueve de cada diez aprueban el festejo-Encuestas-Dos encuestas muestran un notable grado de aprobación de la semana de fiestas.

.
.
.

Nueve de cada diez aprueban el festejo

Dos encuestas muestran un notable grado de aprobación de la semana de fiestas. Crédito al Gobierno y un sorprendente porcentaje de optimismo sobre el país.



Nueve de cada diez personas evaluaron como buenos o muy buenos las actos del Bicentenario. Una mayoría importante –más del 60 por ciento– sostiene que el gobierno nacional resultó favorecido y hay también un reconocimiento para los medios de comunicación, en especial para Canal 7. Prácticamente todos los actos recibieron fuertes elogios. El 84 por ciento calificó como bueno o muy bueno el desfile representando a las provincias y porcentajes similares de aprobación hubo para los recitales, el show de luces en el Cabildo y el show de cierre protagonizado por Fuerza Bruta. Respecto de uno de los debates planteados en el Bicentenario, casi el 45 por ciento de la gente cree que la Argentina está mejor en 2010 de lo que estuvo en 1910, mientras que menos del 20 por ciento piensa que el país era mejor hace cien años. La intención de voto a Presidente parece mantenerse estable. Néstor Kirchner sigue encabezando las posiciones, con Mauricio Macri o Julio Cobos en el segundo lugar.

Las conclusiones surgen de estudios realizados entre viernes y sábado por las consultoras Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSN), que lidera Enrique Zuleta Puceiro, y Equis, cuyo titular es Artemio López. OPSN entrevistó a 1100 personas de todo el país, mientras que Equis utilizó una muestra de 504 casos en Capital y Gran Buenos Aires. En ambos estudios se respetaron las proporciones por edad, sexo y nivel económico social.

Clima

“Desde hace un semestre se viene verificando un cambio de clima –sostiene Artemio López–. Es el impacto de la Asignación Universal por Hijo y el haber resuelto la crisis financiera de manera eficiente, sin el 20 por ciento de desempleo como en España o la trepada del desempleo al doble en Estados Unidos. Ese cambio de clima ya era perceptible pero estaba debajo de la superficie porque existe un entorno mediático que incluso impedía discutir cualquier mejora. Nosotros verificamos desde hace rato un aumento en los ingresos de los hogares, tanto por la AUH como la existencia de más horas extras y más horas trabajadas en las empresas. Eso es lo que derivó en records de consumo. Por supuesto que está la preocupación por una acelerada en la inflación, sobre todo de alimentos. Pero, en conjunto, la imagen del Gobierno es mucho más amigable y los actos del Bicentenario terminaron de romper la burbuja mediática negativa.”

Para Zuleta, “el fenómeno se reflejó de distintas maneras. Por un lado, la cantidad de gente que fue, pero también –y de otra manera– estuvieron los millones que se tomaron el fin de semana largo e hicieron turismo y los millones que participaron viendo los actos por televisión. Y en esos cuatro días se mostró un agotamiento de la lógica de la polarización y la crispación protagonizada últimamente por parte de los medios y parte de la oposición. El Gobierno no está para nada agresivo. Priorizó una agenda internacional fuerte: Cristina estuvo a la cabeza del encuentro de 60 presidentes de Europa y América latina y después decenas de naciones en el Encuentro de Civilizaciones. Se hace mucho eje en la recuperación económica y todo eso rinde frutos. Apuesta a una agenda de temas de convergencia, mientras enfrente tiene a algunos medios de una extraordinaria agresividad y una dirigencia política muy enconada.”

–Se dice que los mismos actos, convocados durante la crisis con el campo, hubieran sido un fracaso. Que lo del Bicentenario muestra que hay otro clima. ¿Es cierto? –preguntó este diario.

–Desde ya –responde Artemio López–. Esto se asemeja, pero en forma totalmente opuesta, a lo que fueron las burbujas inmobiliarias en Estados Unidos o España. De golpe, se descorrió el velo que estaba en la superficie y la gente se dio cuenta de que había un fenómeno de crisis muy grave debajo de esa burbuja. Acá pasó lo mismo, al revés. Reitero, explotó la burbuja mediática negativa y por debajo apareció un cuadro mucho más amigable y, sobre todo, más optimista. Basta ver lo que responde la gente en nuestra encuesta. Es un dato impresionante. Le preguntamos a la gente cómo se siente ahora respecto del futuro del país y nada menos que el 56 por ciento sostuvo que está optimista, contra un 38 que se sentía pesimista. Ese espíritu de que vamos para adelante estaba tapado por el ambiente de confrontación que aparece en la superficie política y mediática. Otro dato que refleja esa forma de ver las cosas es la respuesta a la comparación entre el Centenario y el Bicentenario. Casi la mitad de la gente dice que ahora estamos mejor que hace cien años y son pocos los que afirman lo contrario. Y eso que hubo una corriente que trató de instalar la idea de la superioridad de 1910.

Los actos y la TV

La aprobación de los actos del Bicentenario fue rotunda, absoluta. Un 96,7 por ciento los calificó como buenos o muy buenos. Una unanimidad inexistente en casi cualquier otro tema. Los elogios fueron para todos los eventos, con levísimas diferencias entre unas y otras manifestaciones. Al tope de las posiciones figura el desfile representativo de las provincias (84 por ciento opinó bien o muy bien); seguido del show de luces en el Cabildo (79), los recitales (78 por ciento de aprobación), el desfile de cierre de Fuerza Bruta (75 por ciento), la reinauguración del Teatro Colón (70), el Paseo del Bicentenario (69) y el desfile militar (67).

Nada menos que el 84 por ciento de la población dijo que siguió los festejos del Bicentenario y la mitad de la gente afirma que los medios de comunicación salieron fortalecidos por la celebración. En ese marco, Canal 7 fue el que cosechó más. La mayoría dijo que tuvo la mejor cobertura y, lo que es más importante, el 64 por ciento de los consultados dijo que siguió los actos por la televisión pública. En segundo lugar, TN, con el 25 por ciento, y Canal 13, con el 19 por ciento. Esto se vio reflejado en el rating, incluyendo picos de 17 y 18 puntos durante el desfile final.

La política

Las encuestas de OPSM Equis, muestran que los ciudadanos opinan que el gobierno nacional salió fortalecido con los actos del fin de semana pasado. La consultora liderada por Zuleta preguntó quién salió beneficiado por la celebración. Un 55 por ciento dijo que ganó el gobierno nacional, un 47 dijo que también benefició al gobierno de la ciudad, más de la mitad consideró que Julio Cobos salió perjudicado y un porcentaje similar evaluó que la oposición quedó mal parada. Equis fue más directo y el resultado es apabullante: el 62 por ciento dijo que el Bicentenario benefició al gobierno nacional y un 23 por ciento sostuvo que no.

Según sostiene Zuleta, esas miradas no cambian el panorama electoral, sobre todo, porque falta mucho para los comicios y porque el impacto de los actos no se traduce de inmediato en el terreno de la intención de voto. Aun así, ambos consultores tienen –como desde hace meses– a Néstor Kirchner al frente de la intención de voto. Y tanto Zuleta como López lo ubican en el 30 por ciento o más (ver cuadros). En segundo lugar, para Zuleta, está Julio Cobos con el 18 por ciento y Mauricio Macri con el 14. Para Artemio López, Kirchner tiene el 33 por ciento, Macri el 11 y Cobos todavía menos, el 7. Es cierto que en este último caso la encuesta es de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Se supone que el vicepresidente tiene mejor perfomance en el interior del país. Zuleta y López registran a Pino Solanas con un buen siete por ciento y más atrás a Eduardo Duhalde y Elisa Carrió.






data aquí


.
.
.

MAS DE SEIS MILLONES DE PERSONAS ASISTIERON ESTOS DÍAS A LA CELEBRACIÓN DEL BICENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN DE MAYO.

AQUÍ UNAS IMÁGENES PARA EL RECUERDO

.
.











































































.
.
.
HISTÓRICO!!!
MÁS DE DOS MILLONES DE PERSONAS EN LA ULTIMA NOCHE DE LOS FESTEJOS DEL BICENTENARIO













.
.
.




Quiero decir que por estas horas la emoción y la alegría han hecho nido en mí como hace muchísimo tiempo que no sucedía (lloré cuando en el escenario cantaban "La Balsa",
también cuando Vox Dei nos hacía sentir que estamos vivos, Leon Gieco, Victor Heredia, Pablo Milanés, Lito Nebia, Fito Paez y tantos otros...es que vi nacer el Rock Nacional, compañero inseparable de tantos años)

La celebración del Bicentenario nos abraza en un solo grito
VIVA LA PATRIA y este grito debería salir del corazón de TODOS, sin importar los colores defendidos.

Hoy la presidenta Cristina lleva los colores que yo defiendo pero bien sabemos que este juego bendito de la Democracia-que a algunos tanto les molesta- un día decide cambiar esos colores por otros, porque casi nada es para siempre y digo casi nada porque algo si es para siempre
y eso es la Patria queridos amigos, ella va estar siempre esperando que nosotros la acariciemos con Amor y no con el maltrato que tuvo durante años.

Viví a full estas horas,
son únicas,
no estuvimos para el Centenario pasado,
tampoco estaremos para el que viene
por lo tanto rindamos tributo a este tiempo de celebración que nos encuentra caminando y no parados esperando el tren, ese tren que tantas veces dejamos pasar por la ceguera de quienes nos dirigian

aquí el periodista Jorges Giles ha realizado un escrito que emociona y que quiero compartir con ustedes queridos amigos.





El Setentismo cumple 200 años





No es una herejía sino apenas un acto de justicia.

El Bicentenario hace el milagro de envolver en una misma bandera a tres generaciones: la de los jóvenes que hoy llenan las calles; la de los años setenta y la Generación de la Revolución de Mayo.

Miran desde América del Sur al mundo. Dicen “Nosotros” y reinventan nuevamente un pueblo. Ya no están solos. Ni esperan.

La Presidenta de los argentinos llora sobre el escenario.

La Patria cumple 200 años y a esa mujer le cuesta creer que ella la preside.

En un letrero Manuel Belgrano recuerda que “El miedo sólo sirve para perderlo todo”.
Y todos cantan y bailan. Este pueblo sabe ya de qué se trata.

Cantan Lito Nebbia, Fito y Gieco y “La balsa” suena más libre que en los calabozos de la dictadura. Copani siempre está.
Todo es emoción en la noche inaugural del Paseo del Bicentenario. Es un revoltijo en el alma de los argentinos.

Desfilan luego los Granaderos, los Patricios y los Blandengues. Y lloran emocionados en el “¡Viva la Patria, carajo!” que se repite y rebota desde los balcones.

Esta vez, la historia empieza a cerrar un círculo virtuoso y entonces caen todos los miedos y los fantasmas y los dictadores de la palabra.

La mirada blindada de Magnetto, envuelta en un viejo papel de estraza.
Los que soñaron antes, vuelven a estar despiertos. Los malditos de la historia sonríen desde algún lado.

Jauretche, Manzi, Discepolín, Walsh, Oesterheld, Urondo, Cooke, Nicolino Loche y el Gordo Troilo, Valle y Vallese, integran la Junta Grande.

Las Madres y las Abuelas presiden el Cabildo abierto.

Esa es la Patria de todos. Mal que les pese a los fascistas, gorilas y reaccionarios que espían del otro lado del muro.

No hay olvido. Hay memoria. No hay revanchas. Sólo es amor verdadero.

En este Mayo hay un perfume en el aire y es el anuncio que es tiempo de ir hasta las orillas y recoger todas las botellas que dejó en el mar aquella juventud que trajo a Perón y amó hasta las entrañas a Evita y el Che Guevara.

Arrojada al río una y treinta mil veces.

Equivocada, perdida, emboscada en la cuadra del barrio o en el monte. Y en la cita con sus propios errores. Y con su tragedia.

Estaqueada y muerta en Las Malvinas.
Tanto joven.
Tanta vida.
Tan ultrajados como los antiguos padres de la Patria.
Tan exiliados y asesinados como lo fueron ellos.

Tanta juventud para tanta sangre.

Tanta sangre derramada para que Videla, Massera y Martínez de Hoz impusieran nuevamente el país del Centenario.

Esa generación que dio la vida por la Patria es la que dio una Presidenta a la Patria del Bicentenario.
“Tenía que ser una mujer”, diría el poeta Luís Sepúlveda.

“Las mujeres de mi generación florecieron en las calles y en las aulas argentinas, chilenas o uruguayas...bebieron con ganas del vino de los vivos, acudieron a todas las llamadas y fueron dignidad en la derrota. Danzaron lo mejor del vino y bebieron las mejores melodías. Porque las mujeres de mi generación nos enseñaron que la vida no se ofrece a sorbos compañeros, sino de golpe y hasta el fondo de las consecuencias. Fueron estudiantes, mineras, sindicalistas, obreras, artesanas, actrices, guerrilleras, hasta madres y parejas en los ratos libres de la Resistencia. Las arrugas que asoman en sus rostros dicen he reído y he llorado y volvería a hacerlo. No gritan porque ellas derrotaron al silencio. Si algo nos marca, son ellas. La identidad del siglo son ellas.”

Y una mujer es la que escribe: “La política no puede ni debe ser una mera ceremonia de cinismo e hipocresía”
Como si parafraseara en un trazo tan breve como fresco a Mariano Moreno diciendo en su Plan de Operaciones:
“Sería un reo de lesa patria, digno de la mayor execración de mis conciudadanos, indigno de la protección y gracias que ella dispensa a sus defensores…si en nuestra gloriosa insurrección, no me desprendiese de toda consideración aún para con la Patria misma, por lisonjear sus esperanzas con la vil hipocresía y servil adulación de unos pensamientos contrarios”

Es la historia más viva que nunca. Que corre como los ríos. Quizá por eso el Bicentenario se parece más a 1810 que al país dominado por el privilegio en 1910.

No es casual que así ocurra.

Por que en la génesis de Mayo está el horizonte de la nación que los próceres soñaban construir.

Y en este presente vuelven los deseos y los mismos sueños a gobernar.

Esta mirada latinoamericana es la misma de Tupac y de Belgrano, Castelli, Monteagudo, Artigas, San Martín y otros.

El mundo es diferente, nos dirán y… vaya con la noticia.

Pero el país de los argentinos, en esencia, es el mismo. Con sus contradicciones seguirá siendo una nación inconclusa hasta lograr definitivamente consolidar los cimientos de un modelo nacional y popular, donde entremos todos.

Allí está la continuidad del modelo de país que se vino abriendo paso desde el mismo origen de la patria.

La ley de Medios y la Asignación Universal por Hijo es a la democracia lo que la carta a Macri y la orden de bajar los cuadros de los genocidas es a la memoria histórica.

La historia ya pasó el aviso en las jornadas del 19 y 20 de diciembre del 2001.

Lo que quedaba en pie del pueblo que supimos ser un 17 de Octubre, lanzó el mandoble mayor contra el núcleo del poder financiero y mediático que movía los hilos del país desde el genocidio ejecutado por el terrorismo de estado de 1976. Y contra los políticos que no supieron cortar la hiedra que ahogaba a los sectores medios y los trabajadores.

No se peleó en las calles exigiendo “Que se vayan todos” y portando en el imaginario del cambio apenas una cuestión estética.

El punto de resolución de la madre de las crisis, vendría recién un año y cinco meses después, con la llegada de Néstor Kirchner. Y no dejó de avanzar.

No importa que digan que ni en la Revolución de Mayo ni ahora, se dan las “condiciones perfectas” para profundizar el cambio. Porque los pueblos construyen la belleza con trazo imperfecto.
Y porque Castelli ya no podrá decir “Si ves al futuro dile que no venga”, ahora que esta Patria es el mejor de sus sueños.



A Todos les dejo un abrazo Grande!

VIVA LA PATRIA!!!

Adal


NOTA



Si queres dejar un comentario opinando o decir algo aunque no tenga nada que ver con el tema o simplemente dejar un saludo hacé


CLIC AQUÍ






eres bienvenida/o


(fascistas y nazis abstenerse)



Muchas gracias!


Adal


Contacto
Image Hosted by ImageShack.us

adalbertoesdeboca@hotmail.com







Muchas gracias por hacer un alto aquí y leerme




Bookmark and Share