ADAL EL HIPPIE VIEJO
Escudo Peronista Pictures, Images and Photos
HISTÓRICO -Octubre 2011-: con Cristina vamos por el tercer gobierno peronista consecutivo.

31 may. 2012

“El campo” se queja y miente: sus aportes tributarios pasarían de 47 a 61 pesos por hectárea. Clarín agita

.
.




El rechazo de los sectores “ruralistas” a la reforma impositiva bonaerense se contradice con un dato objetivo: en promedio, el pago anual por hectárea pasará de $ 47 a $ 61. Sólo el 2,8% del total de la recaudación provincial.

Un porcentaje que esos mismos “ruralistas” pueden llegar a asociar con la suba del costo de vida de este año, con la diferencia de que las tierras bonaerenses no son revaluadas desde 1954 (a fondo) o desde la década del ’90 (de manera parcial). Si se aprueba la propuesta oficial, el pago mensual por hectárea será, en promedio, de $ 5, según publicó hoy el diario Tiempo Argentino.

Valores tan bajos implican una baja recaudación. Entre 1999 y 2011, el Impuesto Inmobiliario Rural (IIR) aportó a la recaudación bonarense un 2% del total, un resultado insignificante dada la magnitud del territorio bajo carga tributaria.

El valor de la tierra se ha incrementado de manera exponencial desde principios de esta década. Según Ernesto Mattos, investigador del CEMOP, pasó de U$S 3000 a U$S 17 mil en los últimos diez años. Estos valores están directamente relacionados con la suba del precio de los “commodities” (soja, trigo y maíz, especialmente).

Los dirigentes “ruralistas” suelen decir que ellos son productores y que por lo tanto no les importa el valor de la tierra y sí el valor de la producción. Pero el incremento del valor de la tierra tiene dos efectos concretos para el propietario. En primer lugar, incrementa su patrimonio; en segundo lugar, aumenta el valor de los alquileres (sea en moneda o en especies). Como el 60% de la producción de soja se desarrolla en campos arrendados, el impacto de la suba del valor de la tierra no es menor sobre la distribución de la renta agraria de conjunto. El incremento del valor de la tierra “generó grandes ganancias patrimoniales para los terratenientes”, indicó Mattos.

Según el operador inmobiliario LJ Ramos, “las operaciones de compra-venta de tierras son escasas porque los propietarios no quieren desprenderse de tierras valiosas (que son al mismo tiempo un buen negocio inmobiliario), al tiempo que los alquileres tuvieron un buen desempeño, incluso con pagos por adelantado” a lo largo de 2011.

La situación en Buenos Aires, de bajos valores fiscales de la tierra y alícuotas (el porcentaje que tributa) reducidas, se repite en otras provincias. En Río Negro, el IIR representa menos del 1% de los recursos tributarios propios del distrito.

En Entre Ríos, el IIR representa un 0,8% del presupuesto local. “Es algo insignificante”, según Marcelo Casaretto, director ejecutivo de la Administración Tributaria provincial. Y eso que se aplica, desde 2010, una nueva forma de cálculo del valor de la tierra que, en ningún caso, la lleva a más del 30% de su valor de mercado.” El mejor campo entrerriano paga como máximo 368 pesos por hectárea por año, o 32 pesos por mes”, sostuvo Casaretto.

En San Juan, producto de un revalúo por catastro de 2006, la actividad rural pasó a pagar un 20% más. Pero no hubo cambios en las alícuotas.

En la provincia de Salta se discute un revalúo desde hace dos años. El valor fiscal no llega al 12% del de mercado, con el agravante de que el 50% de las tierras productivas están registradas como improductivas. En el presupuesto de Salta de 2011 se pensaba recaudar apenas $ 14 millones por IIR o un 0,14% de los ingresos fiscales totales de la provincia.

En Santa Fe, el valor promedio del IIR es de apenas de $ 11 la hectárea. Los valores datan de 1974. Allí también se encuentra en discusión un proyecto de reforma fiscal que pretende modificar el hecho de que la valuación fiscal no supera el 10% del valor real de mercado, según explicó el gobernador Antonio Bonfatti.

Según Silvina Batakis, la ministra de Economía de Buenos Aires, con el supuesto “impuestazo” que agitan las patronales agrarias, tal cual rápidamente salió a calificarlo el Grupo Clarín, sólo se incrementará la recaudación en $ 300 millones, al pasar de $ 1000 millones anuales por IIR a $ 1300 millones. Es decir, el 2,8% del total de la recaudación provincial, de allí que no se trata de “un problema de caja, es un absurdo”, indicó la funcionaria provincial.

No hay comentarios.: